martes, 15 de agosto de 2017

Crónicas de Terion: Breer la leal (12)

Inmediatamente tras localizar el olor, salió a la calle. Salió volando con gran velocidad y agilidad. Tanto que salvo Gareg y Duwln se percataron al instante. Uma ni siquiera había notado su ausencia.
Duwln permaneció junto a Uma y Gareg salió tras Breer.

Fuera, el gentío se había ido dispersando para ir a comer, ya fuese en el trabajo, en la taberna, en casa etc... por lo que no fue difícil encontrar a Breer olfateando el terreno calle arriba. Gareg decidió seguirla sin avisar de que iba tras ella.

La siguió por las calles, hasta llegar al segundo anillo, allí unos guardias la detuvieron y antes de que Breer se metiese en lios, puesto que era Uma quien había cogido su documentación, Gareg llamó a Breer.
-No deberías dejar suelta a tu mascota y menos si no tiene documentación- Breer se ofendió, pero al ver que Gareg también se enfadaba, le siguió el juego y calló colocándose en su hombro.
-Acabo de llegar, iba de camino. ¿Dónde está el registro?- A pesar de que lo sabía de memoria, era mejor pedir ayuda y dar sensación de indefensión ante ellos. Los guardias se aburrían mucho y cuando tenían opción de pelea, enseguida entraban a ello. Los dos hombres, fuertemente armados, con el escudo y armadura de la familia de Veridis, enseguida se relajaron al ver que era un malentendido rutinario.
-Estará cerrado, el registro lo tienes cerca de la puerta oeste, pregunta por allí. Ve después de comer y lleva bastantes monedas, esa mascota que tienes, no es un metamorfo domestico normal. Te pondrán pegas-le advirtió el más veterano.
-Lo sé, pero bueno, la ley es la ley- continuó Gareg con su papel de respetable viajero perdido. Los guardias asintieron aburridos. Uno de ellos incuso probó a acaricar al hada, pero esta le amenazó con los dientes.
-Espera. Aún la estoy domesticando. Es muy tímida con los desconocidos. Breer mala, se buena- Breer cerró la boca y probó a sonreír. Ambos guardias se mofaron.
-Tire para abajo. La entrada a esta zona está restringido sin autorización- Gareg les ofreció su mejor sonrisa, se despidió y se llevó a Breer.

-Perdona por tratarte así. Si llegas a matar a esos dos, los demás abríamos tenido problemas.
-Vale. Perdonado. he seguido el rastro del olor que destruyó a mi comunidad.
-Pues trataremos de entrar y ver si recuperas el rastro. Si hay alguien metido en ese asunto lo capturaremos y lo llevaremos ante el consejo. Nada de matarlo Breer.
-Eres muy bueno para ser un asesino.
-Oh, vaya. Quizá me preocupe por ti y me haya ablandado- continuaron calle abajo y poco a poco regresaron a la taberna cuando todos ya habían acabado de comer y habían regresado a terminar la jornada del día.

Uma y Duwln los esperaban sentados en el mismo sitio. Parecían haber estado conversado largamente y compartido vivencias, ya que parecían estar cómodos el uno con el otro a solas.
Algo que obviamente no le gustó a Gareg y que Breer percibió en el acto. Voló y se posó en Uma dispuesta a defenderla.