viernes, 23 de junio de 2017

Crónicas de Terion: Prólogo.

Historia de Terion.
La Tierra era un lugar hermoso donde vivir, pero los humanos, en su ansia por conquistarla, la destruyeron. La tecnología superó a la fauna y a la flora. La vida, se volvió casi del todo artificial y austero. La tecnología superó al ser humano y el miedo hizo el resto. Después de perderlo todo, se volvió primordial encontrar un nuevo hogar, con recursos naturales limpios y compatibles. Fue entonces cuando empezaron a catapultarse al espacio. Tras una larga búsqueda, el planeta perfecto, pequeño, con características similares a la Tierra, se les antojó a los cansados terrícolas, el hogar ideal. Terion. Lo llamaron. El tercer planeta. Sin embargo, no estaban solos. Ese lugar, se convirtió en una residencia de vacaciones de diferentes criaturas que decidieron pasar allí sus días.  Los humanos, aprendieron a vivir allí en comunidad y se adaptaron.
Desgraciadamente, este pequeño planeta se interponía en el camino de las dos razas que residían en los otros dos planetas próximos. Ambas razas, muy poderosas de nombre y apariencia desconocidas, en su afán de conquista, no solo detuvieron la rotación del planeta con la intención de desertificarlo y volverlo inhabitable. Además, destruyeron sus propios planetas y sus respectivas razas con el único fin de demostrar que eras superiores. Terion quedó aislado, con la capacidad de continuar rotando y cambiando de estación, pero sin la capacidad de poseer el cambio del día sobre la noche. De nuevo, los habitantes de este planeta se adaptaron de nuevo.
Los continentes y sus reinos.
El mundo de Terion, se divide en dos grandes y principales continentes. Entre ambos, el agua, salvaje y libre rodea cubriendo todo lo demás salvo por pequeños islotes de diversos tamaños. Una cara del mundo está cubierta en continua oscuridad y jamás amanece. En la otra cara, nunca atardece ni anochece. Entre medias, el eterno amanecer o atardecer se perpetua continuamente.
El continente bañado en la luz se denomina Solis, igual que al reino que lo rige, a las islas que hay entre ambos continentes, se las denomina Islas Neutras a pesar de que cada una de ellas posee su propio nombre. Por último, Nox, es la cara oculta del mundo, donde la noche y la oscuridad son dueños de todo. Tras muchas generaciones de silencio, de adaptarse, los humanos olvidaron sus raíces y evolucionaron junto a las otras criaturas que también se quedaron y se adaptaron a vivir en aquel lugar.  El tiempo se medía, se dividía en tres partes, mañana, tarde y horas de sueño. Los maestros especializados en la maestría del firmamento que estudiaban los astros, eran los que habían diseñado su manera de medir el tiempo y las estaciones, los años, los meses, y así sucesivamente.  Tres comidas, que marcaban el paso del tiempo. Despertarse, desayunar, quehaceres, comer, labores menores y finalmente cenar y dormir. Por lo demás se podría decir que se basaba en el antiguo sistema, la antigua civilización, antes de que el mundo se detuviera. Antes de que los dos reinos se separaran sumiéndose en luz y oscuridad perpetua.
En su larga y ancestral historia jamás se han cerrado las barreras de ambos reinos. La paz, ha sobrevivido a todo tipo de conflictos conquistas y otros problemas que surgen en cualquier mundo. Los cantares decían: Los sabios gobiernan, la abundancia o la ausencia de ella fortalece los lazos de la comunidad. Entre otras cosas, son mundos muy diversos que se complementan que conviven y que se interconectan para la supervivencia. La paz no dura eternamente.
Los tiempos cambiaron y los conflictos generados a raíz de unos extraños sucesos, provocaron que ambas naciones se enfrentasen. Tras años de guerras cada vez más crueles y reyertas encubiertas los muros se levantan y la desgracia se apodera de cada ser sobre la faz de la tierra ambos reinos terminasen por cerrar sus tierras. Para cuando las batallas vieron su fin, el mundo que conocían se volvió extraño, civilizaciones destruidas, pueblos divididos durante generaciones, millones de criaturas sumidas en la desesperación y miseria. Los reinos Solís y Nox decidieron hacer un tratado de paz y dejar al lado a su vecino para concentrarse en su regeneración. Generaciones después, todo la historia e incluso aquella paz que se conoció, ha sido casi olvidada del todo. Ambos reinos son incapaces de reconocerse, todo forma parte de las leyendas y los mitos. Sin embargo, cada vez que se inicia el solsticio de invierno, los de Nox buscan el calor en Solis, lo que genera conflictos. Además, se dice que ahora las puertas se están volviendo a abrir, por lo que empiezan a surgir y viejas heridas que claman venganza.

Esta es la quinta era de Terion y la quinta generación de reyes. Año o ciclo número 5500 desde la creación de los reinos de Nox y Solis.

¿Te atreves a viajar e indagar en las historias de sus habitantes? 
Acompáñame...