lunes, 2 de julio de 2018

Impresiones (19)

Escuchamos unos golpes al otro lado, Bhan, la Reina, sin quitarme la vista de encima sale despacio hacia atrás para abrir la puerta y mirar un segundo hacia atrás. Después cierra la puerta despacio. Tiene en las manos unas bebidas y unos dulces, parecidos a una gelatina. Me ofrece una bebida gaseosa extraña pero parecida al sabor del limón y después, la gelatina del sabor dulce y amargo similar al chocolate. Después, me deja devorarlo mientras ella hace lo mismo en silencio esperando a que me calme. Pero no puedo.

- Ai, amor, verás, no es fácil, lo sé, pero tienes que aceptarlo, superarlo, adaptarte- parece tratar de mantener mi calma.
-Bhanrigh, reina, yo creo que sí que lo es. Matáis a toda una Comunidad, como se hace en mi Tierra cuando estalla una guerra entre dos pueblos o naciones, masacráis y provocáis un exterminio de inocentes, sin juicio, sin castigo, secuestráis a una mujer inocente, a mí, en vez de devolverme a mi casa, me hacéis ser vuestro sujeto de pruebas como un animal, tenéis a Kai como prisionero de guerra y nos sometéis a esos entrenamientos sin sentido solo para seguir estudiándonos, sin nuestro permiso, además me dices que soy responsable de una vida contra mi voluntad. ¿Cómo quieres que no me enfade?
-Pero, no estás enfadada con Patil, ni Nashira, ni Zaniah, ni siquiera conmigo. En realidad estás enfadada contigo misma. Sorprendente - me suelta Bhan muy intrigada.

Tengo la impresión de que esta Reina infantil y narcisista vive en su maldito mundo de piruleta y no se quiere enterar de nada.

-No. Estoy muy, muy enfadada contigo, con vuestro sistema y...- bueno sí, conmigo misma, pero eso no pienso admitirlo.

-Lo siento mucho Ai. No sabía que había sido tan duro. En los estudios, salía que estabas asustada, nerviosa, avergonzada, cansada, positiva en cuanto a seguir luchando por tu vida, comprensiva. Pero enfadada, no. Me parece curioso. Disculpa. Disculpa a mi comunidad. Discúlpate a ti misma- ordena como es su costumbre para solucionar todo.

Dejo la lata y el papel del dulce en el suelo. Ella hace lo mismo y me contempla en silencio sin saber que decir, con esos impecables ojos azules. Sonríe finalmente, como si realmente, fuese superior, madura, inteligente y para nada fría y distante.

-Comprendo perfectamente por lo que estás pasando. Creo que si te cuento lo que ha quedado pendiente, quizá entiendas, Reina Ai. Quizá logre hacer de ti una soberana digna.
-Ni se te ocurra hablarme así- suelto de sopetón aún muy irascible.
-Pero es tu título. Al menos en cuanto confirmemos que en verdad estás desarrollando psicoempatía y estés conectada a Kai. Quizá incluso puedas generar más conexiones. Será interesante de ver - vuelve a insistir ella muy curiosa.

-Eso son chorradas. Solo accedo a ser sujeto de estudio porque sé que si no es así, seguramente, Kai...
-Kai moriría. No lo dudes. No puedo dejarle vivo sin garantías de que sirve a un propósito, sin saber que puede ser controlable, estable. No quiero perder a mi Comunidad por él. Supongo que eso lo entiendes.
-Lo entiendo. Pero comprenderme a mí. Yo no tengo psicoempatía, yo no soy una Reina, yo no estoy conectada a Kai, sea lo que sea eso. Tus suposiciones son erróneas- le aclaro rotundamente.
-Estamos conectados como mente colmena gracias a la psicoempatía. La conexión, viene cuando dos sujetos de la misma colmena, aunque supongo que podría darse en otras circunstancias, entablan una conexión que deja a todo lo demás, fuera. Como dos entes en una. Vosotros lo llamáis amor, encontrar vuestra media naranja. Pero la conexión aquí es algo mucho más fuerte, eterno. Pocos casos hay de una persona que se haya conectado dos veces en su vida. Eso se supone, que lo estás estudiando con Patil, Nashira y Zaniah, bueno, pues, creemos, que tú sí puedes ser como nosotros. Otra cosa es que...-parece algo intranquila, aunque trata por todos los medios de permanecer estable.
-Déjate de explicaciones- le corto muy cabreada con lo que dice.

No me gusta, no lo acepto y punto. Tengo la impresión de que tendré que seguir escuchando cosas que no quiero oír.

-Es lo que necesitas ahora, necesitas entender, escuchar, necesitas respuestas. Así que, te  contaré porque mi Comunidad acabó con la de Kai. Boudica, era mi hermana menor, era otra Reina, era la Reina de su Comunidad. La Reina de Kai. Por algún motivo, mi hermana y yo nunca nos llevamos bien. Supongo que por nuestras diferencias de cómo hacer las cosas. No lo sé. Ella quería expandirse, quería hacer experimentos, quería fusionar seres terrícolas, a pesar de que según el tratado, que todos los Soberanos,de todas las comunidades, firmamos con la Reina de Reinas, lo prohibía. Ella hizo un experimento. Por eso se la condenó, se la juzgo y yo misma me encargue de efectuar el castigo, dado que somos la comunidad más cercana a su territorio. Ahora mismo los portales a la Tierra u otro espacio están prohibidos. Kai es responsable de traerte, quebró las normas, tras la destrucción de su Casa, me costó mucho convencer a los demás Soberanos para que Kai se quedase bajo mi tutela. Si Kai comete otro error. Lo matarán.

Mi cara se torna pálida y después llena de roja ira. Ella da in respingo, pero no continua hablando. Yo solo puedo valvucear indecisa.
-Él no sabía lo que hacía, el solo quería escapar, sobrevivir. Él solo...- ella me interrumpe.
-¿Por qué? Cuando tu comunidad está acabada, tú mueres con ella. En vez de eso, buscó la Tierra. Se internó aquí, en nuestra base. Buscándote. Te buscaba a ti. Aunque no sabemos porqué. ¿Eso no es motivo suficiente para pensar que tú tienes algo de psicoempatía y que Kai conectó contigo?
-Él dijo... que fue un accidente, él ni siquiera sabía que yo estaba allí, ni que entré por accidente - rehúso a su explicación de nuevo.

Ella niega despacio con una sonrisa dulce en los labios.
-Sé lo que dijo. ¿Le crees?
-No tenía motivos para...-me digo para mí misma no muy convencida.
-Ya. Eres muy muy inocente, muy pequeña aún. Eso te lo dará la experiencia y los entrenamientos. Hasta que confirmemos, que eres, quien eres, y en qué posición o título te concierne, no puedo por mandato y bajo condición de pena de muerte para Kai, dejaros ir.  A ninguno. El estudio es lo único que permite que sigais con vida y que los otros Soberanos, no pidan su cabeza, tu desmemorización y deportación.
-No, no quiero eso- tiene razón, al menos en ese punto. Tengo quedarme aquí por Kai.
-No quieres. Lo sé. Quieres estar aquí, quieres estar con Kai. ¿Verdad? Y no sabes porqué. Eso es lo que vamos a averiguar, Ai. Somos amigas. Somos aliadas. No temas. Te protegeré. Aunque no seas de mi casa. Eres mi responsabilidad, por lo que hizo mi hermana - dice con tono maternal.
-Bien. De acuerdo. Eres la Reina, haré lo que ordenes, por el bien de Kai - susurró casi sin ser muy consciente a qué me estoy comprometiendo.

Ambas nos tocamos la nariz con la punta del dedo índice, a modo de gesto de acuerdo y simpatía.

Tengo la impresión de que aún tengo más preguntas y dudas que antes de que llegase.

Al salir, la Reina Bhan hace un gesto a Aeneas, Gareth, Patil, Zaniah para reunirse y hablar largo sobre las nuevas nuevas. A Nashira le corresponde llevar a Kai y a mi, a nuestras dependencias.

Mientras volvemos, pienso en todo lo que me ha dicho al Reina Bhanrigh. En cuanto me quede a solas con Kai, hablaré con él sobre todo esto. Necesito más respuestas, necesito saber más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario