jueves, 8 de diciembre de 2016

Delirante oscuridad (9)

Con la paz y la rutina, comenzaron las pesadillas. Eirene no entendía porqué. Los recuerdos de su vida se agolpaban por las noches y la despertaban entre gritos y sudores fríos. Trataba por todos los medios de ocultarlos. Bet, sin embargo, no era tonta e intuía que algo le ocurría a Eirene.

De noche, a veces, se levantaba, deambulaba por la casa, sumida en sueños, viendo cosas irreales. En uno de esos paseos, Eirene subió al tercer piso. Howen la interceptó enseguida. No estaba de buen humor e iba a gritarla cuando se dio cuenta de que la joven no parpadeaba. Empezó a hablar al espejo del pasillo.
-Ya voy amo. ¿Quiere que le prepare té? Le aseguro que esta vez lo haré como a usted le gusta. - Howen empezó a observarla sin saber que hacer. Era la primera vez que se encontraba con una sonámbula. No quería dejarla sola, parecía despierta, pero era evidente que estaba sumergida en el trance del sueño. Tampoco se atrevía a tocarla.
-Amo, amo, amo...- Empezó a llamar asustada.
-Estoy aquí.- Susurró Howen. Eirene sonrió.
-¿Quiere una taza de té?- Howen negó.
-Le aseguro que esta vez lo haré bien.
-No lo pongo en duda.- Intentó que su tono no la sobresaltase.
-¿Amo, se encuentra bien? Déjeme que lo acompañe a su clase. El maestro le espera.
-Sí. Vamos.-Ella le tendió la mano, Howen se la cogió delicadamente, se dejó guiar por ella escaleras abajo hasta la cocina. Se sentó en la mesa, en una esquina.
-¿Maestro, puedo quedarme a aprender?- Sonrió al escuchar lo que fuese que le hubiese dicho el maestro. Howen intentó engañarla para devolverla a la cama.
-No, amo. No se preocupe, estoy bien. La espalda ya no me duele.- Howen se extrañó.
-Deja que lo compruebe yo mismo. - Eirene asintió avergonzada.
-Como quiera amo...- Howen le levantó el camisón para verle la espalda. Si se había despertado de mal humor, ahora mismo, sus ojos rojos clamaban venganza.
-¿Quién te ha hecho esto?- Le bajó el camisón, Eirene compuso en su rostro una expresión de sorpresa absoluta.
-Vos amo, por no hacerle bien el té. Le prometo que lo haré bien. Con permiso.- Se levantó y salió a la calle. Howen, frustrado, la vio pasear por el jardín hablando y reviviendo recuerdos que iban y venían. De repente se percató de que su hermana estaba a su lado.
-Quieres explicarme...-Mura le interrumpió preocupada.
-Es sonámbula. Deja que me ocupe de ella. No se te ocurra tratar de despertarla. Mura salió en su busca. Howen vio como la hablaba, le ofrecía su brazo y la conducía lentamente de vuelta hacia la puerta, de allí a su cuarto y a la cama.
-Bien Eirene, le ordeno que duerma. -Ella se durmió al instante.  Mura suspiró agotada.
-¿Estás bien hermanita?- Howen parecía preocupado.
-Si, si ves que Eirene deambula, simplemente llevatela despacio para que vaya a dormir. No intentes despertarla.
-¿Y sino quiere?
-¿Eso cuando te ha preocupado?
-Ahora me preocupa.
-Ella no es Lucy, Howen. ¿Vale? Que no se repita.
-El tema lo has sacado tú. Yo no he dicho nada.- Howen se puso de muy mal humor.
-Shhh, la vas a despertar. Vamos fuera.
-¿Amo? ¿Se encuentra bien?- Eirene despertó de golpe. Al ver a Mura y Howen en su cuarto se asustó.
-Tranquila, has tenido una pesadilla y hemos venido a ver que te pasaba. -
-Lo siento mucho.- Eirene empezó a temblar de frío.
-No pasa nada Eirene, tranquila.
-¿Quien te hizo eso en la espalda?-Le preguntó enfadado Howen.
-¿De qué hablas?-Mura se asustó.
-Yo... desde que tengo uso de razón he sido una esclava que ha pasado de amo en amo. Escapé cuando tuve la oportunidad. Los azotes forman parte de mis castigos.
-¿Cómo preparar mal el té?- Gruñó indignado Howen.
-Si. Aunque no se como sabes...
-Los he visto.
-Bermas también quería saberlo. No quiero decirlo. No quiero hablar de ello. -Mura la abrazó
-Shhh, intenta dormir. Mañana podemos ir al pueblo y pasar el día tranquilas, sin hacer nada.
-Tengo que...
-Haz caso a Mura. -Howen se fue dando un portazo.
-¿Está enfadado conmigo?
-No. Contigo no. Pero si encuentra a quien te hizo eso, seguramente...

No hay comentarios:

Publicar un comentario