jueves, 6 de octubre de 2016

La decisión de Maeve (15)

Ehogan llora. Llora en silencio. Me duele verlo así. Intenta taparse en la oscuridad, con sus manos, encogido en el árbol. Avanzo lentamente hacia él. Pero enseguida me capta.

Su aroma me embriaga de repente, Maeve se acerca hacia mí. No quiero mostrarle mi debilidad. No quiero. Pero tampoco quiero alejarme de ella. Despliego mis alas para bajar del árbol y enfrentarme a ella.

-No te vayas. Déjame consolarte. Déjame ayudarte. -Le digo a Ehogan.

Idiota, no es eso. ¿Por qué eres tan ingenua? ¿Por qué siempre tienes que cargar el mundo a tus hombros? ¿Por qué no me dejas ayudarte? ¿Por qué no me dejas hacerte feliz? ¿Por qué huiste de mí? ¿Por qué me traicionaste? Maldita sea Maeve, yo…

Ehogan desciende lentamente y pliega sus alas en silencio, ensimismado. Yo le abrazo con delicadeza. Con miedo. No sea que se vaya o a que se me rompa en mil pedazos como un frágil cristal. Se deja abrazar. Sin responder.

- Estoy bien. -No, no estoy bien. Ella lo nota. Soy idiota. Soy muy idiota. No puedo odiarla. Solo me odio a mí mismo porque no pude ayudarla. Porque no soy lo suficientemente importante para ella.

-no lo estás, entiendo que no confíes en mí. Pero me gustaría que lo hicieras. ¿Ehogan, que te pasa por la cabeza? -Sus palabras suenan dulces. Está preocupada por mí.
-Puedo confiar en ti. Solo que es por ti por lo que…por lo que…- No puedo decirlo.
-Ehogan… ¿Si soy yo el problema porque te quedas conmigo? - No idiota, tú no eres el problema. Eres tan amable…
-Porque me aburro y me divierto contigo…-No puedo decirlo.
-Yo también me divierto contigo, pero… no quiero que sufras así…-Yo tampoco quiero que tú sufras.
-Es que… No puedo…-No puedo decírtelo.

-Sssshhh sea lo que sea, haré lo posible por ayudarte. No pongas excusas. Ya basta. -Necesito que Ehogan me entienda, que entienda que lo aprecio y me preocupo.
-Te quiero. -Me susurra muy bajito. Hay un miedo y un pavor en esas palabras que me abruma totalmente. No sé qué hacer.
-Es evidente que no sientes lo mismo. Lo sé, lo noto. Eres una humana muy predecible.
-Eh? No. yo. no lo entiendo. - Intento acariciarle la mejilla, pero me rechaza.
- ¿Que no entiendes idiota? -Parece enfadado, no quiero que se enfade conmigo.
- Pensaba que yo te repugnaba. Percibo que estás enfadado conmigo. Cada vez que me esfuerzo por recordar me desvanezco y pierdo recuerdos. No quiero olvidarte Ehogan, ni a ti ni a Eridian. Sois todo lo que tengo. Os quiero. -Le digo con el corazón en un puño asustada.  Ehogan me sonríe.

-No.  Lo entiendes mal. -Sonríe, es tan dulce, Maeve es tan buena que me duele.
-Explícamelo. -Vuelve a acariciarme la mejilla, esta vez me dejo. Me quema su contacto.
-No podría, aunque quisiera. Pero, de todas formas, entiende esto. Eridian te ama, yo te amo. Pero tú…no.- Aprecio lágrimas que se asoman por sus ojos, parece estar muy afectada por todo lo que está sucediendo. Si Padre y Madre son responsables de esto, los mataré. Se apoya sobre mi pecho y entierra su cara. Son mis mejillas las que arden ahora.
-Os amo. A ambos. No me pidas que elija. Es complicado para mí también. No puedo explicarlo. No puedo controlar lo que siento. Yo…- Ella me besa sin más. Todos mis sentidos se agudizan, todo en mí se intensifica. Como si hubiese tomado una droga. La envuelvo con mis alas, con mis brazos. Es mía. Solo mía. Todo cobra sentido, todo cobra un significado. Solo quiero pertenecerle. Ser suyo para siempre. Sea humana o una arcana de madre. Me recuerde o no. Ella me quiere y sigue siendo Maeve. Por eso la quiero. Por eso la amo. Voy a luchar por ella. No me importa que también ame a Eridian.

Maeve se separa despacio. Abro los ojos para grabar en mi memoria sus gestos, su sonrisa embobada. Su mirada brilla, su cuerpo aún tiembla. Sus mejillas sonrojadas se me hacen insoportablemente atractivas, tanto como su pecho que se mueve agitado por la emoción. Olvido que, para los mortales, nosotros los arcanos somos poderosos, somos irresistibles. Correspondo su beso despacio sin cerrar los ojos, ella los cierra al momento y se le escapa un pequeño gemido. Alzo lentamente el vuelo abrazándola y alzándola conmigo. Maeve se deja, confía y prologamos nuestra pasión todo lo posible. Finalmente, al separarnos la tomo en brazos y vuelo de regreso al templo.

Una vez allí, entro por la ventana de su cuarto. Madre tiene que estar enfadada por lo que estoy haciendo. Lo noto. Padre también. Pero no me importa. Ellos no son quienes para hacerme retroceder. La dejo lentamente en el suelo. Cierro la ventana y corro las cortinas. La estancia esta templada. Maeve susurra mi nombre y algo que no entiendo del todo. Me acerco a ella y le pregunto.
-Ehogan duerme conmigo esta noche. – La abrazo con fuerza, intentando adaptar mi fuerza a su cuerpo humano.
-No creo que pueda dormir esta noche si estoy contigo Maeve…-Le susurro mientras tomo suavemente su oreja con los dientes. Noto como se le eriza la piel, un escalofrío nos recorre a ambos por el cuerpo.
-Yo tampoco… - Ardo en deseos de dejarme llevar. La recojo de nuevo en volandas y la llevo despacio a la cama. La coloco tumbada y por un momento dudo. Ella me besa y me sujeta de las mejillas. Tras separarnos cojo sus manos y la inmovilizo. Me pongo sobre ella y continúo besándola en el cuello, en la boca, empiezo a bajar hacia su pecho que cada vez se agita más y más. Quiero más, más, más…

Maeve lucha y se libera para quitarme la parte de arriba, se quita el corsé y se desabrocha la camisa. Comienzo al instante a tocarle los pechos, le quito la camisa y le beso el cuerpo. Impaciente bajo hacia abajo, le quito los pantalones, las botas… cuando la tengo desnuda, la beso, la lamo, la muerdo, la acaricio. Enteramente mía. Devoro con gran apetito extasiado entre sus piernas mientras ella gime de placer sin contenerse. Pienso que quiero que grite más, más, más… que Padre y Madre nos escuchen, y nos vean hacer esto tan prohibido. Que nos envidien, que rabien, que vean cuanto la amo. Cuanto me ama ella a mí y se arrepientan de todo lo que nos han hecho pasar. Quiero cometer esta travesura juntos para siempre. Cuando ambos nos saciamos, me coloco de nuevo sobre ella quitando las ropas que me quedan. Le ofrezco un suave beso en los labios y nos acarició despacio, a ambos, nuestros sexos, para invitar aún más si cabe, al deseo. Ella me implora que la haga mía. Intento resistirme y jugar con ella un poco más. Sin embargo, ella, desesperada, me obliga. Al entrar en ella gimo sin poder reprimirme, ella me sigue, la beso para acallarme. Ella me acaricia la mejilla con suavidad. Eres tan buena Maeve…

Suavemente la hago mía, despacio, con tranquilidad y la poca calma de la que soy capaz, adaptando mi fuerza, mi pasión a su cuerpo mortal. Repito su nombre una y otra vez, ella el mío. Intento ser gentil con su cuerpo virgen. Trato de ser bueno, tanto como ella. Difícilmente logro hacerlo, aunque el juego también me acaba agotando como a ella tras llegar largo tiempo después a la cúspide. Cuando por fin ambos nos dormimos, el sol comienza a asomarse con curiosidad por la ventana, filtrándose por la cortina. Yo solo puedo pensar en que es mía y que nada podrá separarnos. Pase lo que pase. Ni la muerte podrá separarme de ella. 

9 comentarios:

  1. Fantástico, me alegra ver que sigues escribiendo tan bien. Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! No sé si leerás este comentario. He releído lo último que has ido escribiendo. Una pregunta: cuando escribes, ¿lo haces simplemente como mero pasatiempos, algo pasajero y poco importante o, por el contrario, es una pasión, una necesidad, algo a lo que no piensas renunciar, pues escribir es parte de ti? Me pasaré por aquí para leer tu respuesta. ¿Puedes incluir un link de mi blog de novelas por tu blog? Gracias
    WWW.EL-HOTEL-DE-LAS-ALMAS-PERDIDAS.BLOGSPOT.COM

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está, en el tablon de anuncios anunciado tu blog. En cuanto a porque o como, en principio la vocación de escribir apareció desde que empecé a leer. Por lo que para mi escribir es una pasión, una necesidad y parte de mi vida desde siempre. Otra cosa es si queda algo para mí, algo que otros lean o si llego a publicar algún libro. Eso no depende del todo de mí. Saludos.

      Eliminar
  3. Está genial. Creo que le falta algo más de intensidad y descripción a este párrafo: Maeve lucha y se libera para quitarme la parte de arriba, se quita el corsé y se desabrocha la camisa. Comienzo al instante a tocarle los pechos, le quito la camisa y le beso el cuerpo. Impaciente bajo hacia abajo, le quito los pantalones, las botas… cuando la tengo desnuda, la beso, la lamo, la muerdo, la acaricio. Enteramente mía. Devoro con gran apetito extasiado entre sus piernas mientras ella gime de placer sin contenerse. Pienso que quiero que grite más, más, más… que Padre y Madre nos escuchen, y nos vean hacer esto tan prohibido. Que nos envidien, que rabien, que vean cuanto la amo. Cuanto me ama ella a mí y se arrepientan de todo lo que nos han hecho pasar. Quiero cometer esta travesura juntos para siempre. Cuando ambos nos saciamos, me coloco de nuevo sobre ella quitando las ropas que me quedan. Le ofrezco un suave beso en los labios y nos acarició despacio, a ambos, nuestros sexos, para invitar aún más si cabe, al deseo. Ella me implora que la haga mía. Intento resistirme y jugar con ella un poco más. Sin embargo, ella, desesperada, me obliga. Al entrar en ella gimo sin poder reprimirme, ella me sigue, la beso para acallarme. Ella me acaricia la mejilla con suavidad. Eres tan buena Maeve. Las palabras deben ser como espejos, donde lo vemos todo sin estar presentes. Espero que no te parezcan mal estas apreciaciones. Saludos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!

    Solo queria presentar. Me gusta el blog y si me ayudas escribir la historia mia pero sin el compromiso pues para mi es bien escribir esto pero no se hacerlo Gracias

    ResponderEliminar
  5. Ya espero la continuación de Maeve y tus relatos. Me iré pasando por aquí. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Hola. Voy leyendo capítulos anteriores. Cuántos capítulos tendrá? Me puedes contar brevemente la sinopsis o sea un resumen para seguir los próximos episodios? Hay tema de vampiros no? Eso está genial. Una mera sugerencia, creo que deberías incluir algún personaje del tipo de las modelos edén mor milena velba o aquella actriz negra de Chicago. Esto ganaría mucho. Pero es tu obra por supuesto, es solo la petición amistosa de un lector. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Pues es un breve relato que aquí expondré en un total de 20 cap. Sinopsis:

      La decisión de Maeve

      Desde hace dos años Maeve vive sin recordar nada de su pasado. Tan solo sueños extraños que la instan a viajar al oeste y encontrar una playa. En un mundo gobernado por dos Dioses creadores, Padre y Madre, los seres, humanos y arcanos afiliados a cada bando luchan entre sí por la supremacía. Sin embargo, Maeve será capaz de unir a dos seres completamente opuestos para ayudarla en su viaje. ¿Logrará recuperar sus recuerdos antes de que sea demasiado tarde?

      En cuanto al desenlace, personajes etc, no puedo contar nada más. Aprecio tus sugerencias e interés. Espero que quedes satisfecho con el final.

      Saludos.

      Eliminar