miércoles, 26 de septiembre de 2012

monologo de una adolescente. Ana y sus miedos.


Llorar sin lágrimas
Llorar sin lágrimas es algo fácil, pero pasar de un llanto silencioso a una inmediata sonrisa radiante de felicidad lo es aún más. Todo sea por  no preocupar a los que quieres, todo sea por no hacer ver a tus enemigos que eres vulnerable.
No es nada fácil levantarse cada mañana y pensar que estas solo. Que las relaciones sociales son una trampa, una maraña de sentimientos y experiencias que manchan tu alma.
Es como una adicción. Cuanto más popular eres, más quieres,
Cuando más solo te sientes, más aumenta la necesidad de ser querido.No sabes cuando una depresión está a punto de convertirse en un ataque de ansiedad, de un ataque de ansiedad a una enfermedad.
Vivir con miedo, rabia, ira, fobias es algo extremadamente agotador, agobiante y asfixiante.
Los seres queridos te abandonan tan rápido como respira
Sin embargo, encontrarlos, relacionarte con ellos y atarlos a ti es tan complicado como un laberinto.
 Tan compleja, tan frágil y a la vez tan fuerte, tan invisible y al mismo tiempo tan evidente.
es cuando surge el mono, la dependencia una ilusión que se convierte en esperanza y emoción que con el tiempo te aporta más dolor que felicidad, que al final se convierte en desengaño y olvido. Cuando has olvidado es cuando vuelves a ilusionarte y así sucesivamente.

Lo bueno de esto es que aprender es relativamente sencillo. No confiar, vivir solo.

Escribo mientras pienso en que un instante en el cual mis penas, mis miedos, mis ansiedades cobran fuerza y ya no sé cómo vencerlos, no sé a quién recurrir. No es que no me vayan a comprender. Lo que pasa es que esa persona en cuestión no siente el dolor que yo siento, esa persona es como una de muchas que ha cruzado por mi vida, otra relación social más, otra droga que me hace reír y llorar, llorar sin lágrimas, es lo mejor.
Sonreír radiantemente y hacer que la gente lo crea es lo más sencillo que pueda existir casi tanto como escalar la rabia de tu cuerpo.
Quien quiera que lea estas líneas seguramente se asustara, no lo niego, tampoco lo afirmo, pero es que es lo que mi cabeza piensa una y otra vez. Una y otra vez...
A lo largo de nuestras vidas. Todos sufrimos, tú también sufres como yo. Sé que cuanto más lo repita más te vas a dar cuenta de que es así. Reflexiona un minuto. Piensa en todas las personas que has perdido y en las que perderás. Luego dime si no tengo razón.
No es una historia que tiene un principio un nudo y un desenlace.
Pues bien, el principio de esta historia es la ilusión y el desenlace la desilusión y el olvido.
¿Ahora me queda el final? Nada, sencillamente.
Que tras el olvido empieza otra historia, otro cuento, otra relación, otra cosa mariposa.
Pero ya no quiero. No quiero olvidar, no quiero sufrir más. No quiero otra ilusión.
Quiero la realidad, quiero dejar de sentir dolor, rabia, odio, miedo.

Por suerte, el estar sola es algo que jamás podremos olvidar.  Ni todas estas noches de sollozos sin lágrimas, de amagos de ataques, sin nadie a quien recurrir.
Llorar sin lágrimas es algo fácil, vivir una vida dichosa en soledad no lo es.

3 comentarios:

  1. Increíble!! Totalmente inspirador... Sigue así.
    yo-elmundo.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Increíble!! Totalmente inspirador... Sigue así.
    yo-elmundo.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya te comente, el poema es el que mas me a gustado. Espero leer más. Besos y gracias por tu comentario

      Eliminar